domingo, 1 de febrero de 2015

4ª KDD Lunáticos de la Hiperfocal. La crónica.

Hola a tod@s!.

Cuando allá por marzo de 2014 Iván y Paco nos ofrecieron formar parte de los Lunáticos, nos comentaron que una de las cosas que tendríamos que montar y organizar sería una kedada multitudinaria. Ellos lo llevaban haciendo cada año y siempre asistía mucha gente. El motivo: pasar una buena noche, conocer en persona a muchos otros lunáticos que sólo conocíamos 'virtualmente', y hacer unas cuantas fotografías nocturnas.
Y tengo que decir, al menos por mi parte, que la idea me asustaba mucho. Esto significaba tener responsabilidad sobre mucha gente, buscar un sitio grande donde pudiéramos estar a nuestras anchas, y sobre todo pensar alguna de las fotos que queríamos hacer entre todos y organizar a la gente, que a mí eso de hablar en público me supera..... Suerte que Iván y Paco estarían con nosotros apoyándonos y controlando todo, que para eso tenían mucha más experiencia en estos temas...

Después del verano empezamos a pensar en ello y había que decidir primero la localización. Un sitio bonito, con posibilidades y encuadres, no demasiado lejos de Madrid y con sitio para aparcar unos cuantos coches.
Empezó un debate entre nosotros, unos preferíamos un sitio monumental, otros tiraban más por el paisaje. Paco propuso la sierra de Madrid, concretamente Cantocochinos, con muchas posibilidades paisajísticas. Por otro lado nosotros habíamos estado a primeros de año en el Castillo de Almonacid, y Felipe lo propuso, era un lugar con encanto y grandes encuadres.
Así que decidimos abrir una encuesta en el grupo de Facebook de Lunáticos, para que los miembros votaran una de las dos localizaciones y así saber qué prefería la gente. La fecha sería el viernes 9 de enero, queríamos que hubiera una buena luna y era un día en el que todos los lunáticos estábamos disponibles, aunque estaba asumido que no a toda la gente le vendría bien esa fecha...
El resultado fue muy claro, ganaba Almonacid por goleada, así que nos pusimos manos a la obra. 
Yo hice el cartel de la kedada con una foto de nuestra anterior visita al Castillo y David se hizo cargo del post en el blog de lunáticos explicando los dos puntos de encuentro y lo que era recomendable llevar para una kedada de fotografía nocturna. 
Todo a punto, sólo quedaba esperar a que la gente confirmara que acudiría, había muchos amigos que teníamos ganas de conocer en persona y estaban dispuestos a venir desde muy lejos, Barcelona, Valencia........ ¡qué nervios!.


Y llegó el año nuevo y la semana de la kedada. 
La previsión meteorológica era buena, no demasiado frío pero sin esas nubes que tanto nos gustan, bueno, mejor eso que un riesgo de lluvia que nos chafara las fotos.
David se encargó de avisar al cuartelillo de la Guardia Civil de Mora, ya que la otra vez que estuvimos allí apareció una patrulla y nos habían dicho que la gente del pueblo estaba muy alerta porque últimamente se cometían robos. Mejor avisar para que no hubiera problema, y lo cierto es que no aparecieron por allí.

Los parleños noctámbulos nos reunimos y acudimos al primer punto, el parking cercano al hospital de Parla. Allí nos esperaba sólo Paco, el resto acudiría directamente al Castillo, así que para allá nos fuimos.
En el pueblo esperaban ya unas 20 personas con Iván. El camino al Castillo con turismo era complicado, sólo unos pocos se atrevieron. Así que el resto subimos andando sin problema.
Y arriba esperaban como otras 20 personas más. ¡Uau!, estábamos muy contentos de ver que la gente había respondido a la llamada y que había muchos conocidos de las redes con los que teníamos ganas de pasar un buen rato.

Entramos al Castillo para ver posibles encuadres, y ver cómo se podía iluminar y cuántas personas harían falta. Iván tenía en mente una escena muy concreta y nos la explicó.
David hizo de maestro de ceremonias haciendo una pequeña presentación y explicando lo que teníamos en mente para iluminar el castillo. Y sobre todo dando las gracias a todos por haber ido a la kedada. 





Y toda la explanada frente al castillo se llenó de noctámbulos sacando cámaras y trípodes, ¡¡había que pillar un buen encuadre!!. 
Me hizo mucha ilusión ver a tanta gente con la misma afición y dispuesta a pasar una buena noche entre amigos y fotos.



Necesitamos 8 personas con linternas cálidas para iluminarlo, 4 en la pared interior, 3 en la exterior y una (yo misma) en el suelo. Hicimos varias pruebas iluminando el camino de subida (Gracias, Walter), pero no nos convencía cómo quedaba, así que al final nos limitamos a paredes y suelo.
Y costó mucho cuadrarlo, David se quedó a pie de trípodes con un walkie mientras Felipe subió a iluminar el castillo con otro walkie. Fue una suerte que Iván los sacara de su chistera, ya que así podían hablar para comunicar al otro qué parte del castillo necesitaba más luz y cuál menos, de esta forma fue muy cómodo. 
Por mi parte tuve que iluminar el suelo frente al castillo de un lado al otro. Me pegué unas buenas carreras con algo de peligro porque apenas veía dónde pisaba y con mucho cuidado de que no se viera la linterna.


Éramos muchos y muchas cámaras, y aunque la mayoría tenía la misma configuración de ISO y diafragma, era muy difícil que en todas quedara igual la foto, así que había que iluminar algo más el suelo del primer plano para unos cuantos noctámbulos que tenían una expo más larga. 


Bueno, lo intentamos y creo que alguna quedó bastante bien por lo que hemos visto por el foro.
Desde aquí queremos dar las gracias a todos los iluminadores, hicieron un trabajo magnífico, entre ellos estaban Felipe, Tomás, Pedro Pérez, Luis A. Antón y Amparo Hervella.

Aquí os dejo la foto de nuestro lunático David, quedó bien, ¿a que sí?.

Después nos dispusimos a cenar, bocatas, charlas, risas, saludos a gente que sólo conocíamos por Facebook....... un buen rato con un ambiente genial, sin duda.

Y subimos todos al interior del castillo para empezar con la escena que quería hacer Iván, pero voy a dejar que sea él el que la cuente en su post......
Suerte que pudimos encontrar a última hora unas buenas espadas, y qué bien nos vinieron!.


Y teníamos una gran sorpresa por parte de uno de los amigos que nos acompañaron. 
David, de Algota-Fotografía, se trajo una máquina de hacer humo!!, algo que hizo las delicias de todos nosotros. La metieron en la torre central del castillo, un sitio pequeño donde se podría crear una buena atmósfera para nuestro templario Chema. Y de allí salieron unos cuantos fotones!!.












Mientras muchos lunáticos estaban haciendo fotos al templario, nosotros estuvimos buscando encuadres por el castillo. Así hizo esta foto Felipe, que ya tenía en mente desde la última vez que estuvimos allí. Y quedó genial!.




Y después de que todos los amigos lunáticos se fueran, unos cuantos locos todavía teníamos ganas de más. Allí nos quedamos Felipe, Chema, Tomás, Luís y yo, dispuestos a hacer una circumpolar sobre el castillo, aprovechando ese cielo estrellado que teníamos, a pesar de la luna que todavía brillaba bien alta. 
Este es el resultado, aproximadamente 50 minutos en tomas de 20 segundos.


No quiero terminar la crónica sin mencionar a Víctor, un gran noctámbulo. Había confirmado su presencia en la kedada y al final no tuvo ocasión.... falleció poco antes. Allí quisimos hacerle un homenaje, Felipe construyó un stencil con su nombre y la foto de grupo se hizo con su proyección en la pared del castillo.
Va por ti, Víctor.


Y si habéis llegado hasta aquí leyendo no me queda otra que daros las gracias.
Somos conscientes de que hubo cosillas que quizá no salieron todo lo bien que nos habría gustado, y es muy difícil contentar a tanta gente, pero intentaremos que la próxima sea mucho mejor, contad con ello.
Gracias de corazón de parte de todos los lunáticos, Iván, Paco, Felipe, David y Cristina, por haber participado en esta kedada, por vuestra ilusión colaborando allí y por vuestra pasión por la fotografía nocturna.

Seguro que nos volveremos a ver.
Un abrazo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada